seo_img_criollo

“Me llegaré al altar de Dios, aquel llena de alegría mi juventud” palabras recogidas en su totalidad del Misal Romano y musicalizadas por Chabuca Granda, en esta composición, encontramos más que una obra litúrgica un regalo de amor de madre a hija, y sinceramente no hay nada más hermoso y significativo del que una madre pueda regalar a su hija en este día tan importante, componer y musicalizar toda la boda que hoy a casi 50 años de su estreno se sigue escuchando en algunas bodas en Lima y el extranjero.

Esta misa se escuchó por primera vez el 16 de enero de 1969 en la Parroquia Santa María Magdalena de Pueblo Libre en la boda de Teresa Fuller (hija de Chabuca Granda), esta composición es una de las más hermosas y lamentablemente una de las menos populares de todo el legado que Chabuca nos dejó con un total de 10 temas completamente litúrgicos y aprobados por el Arzobispado de Lima.

Y como podría faltar la Guitarra, el cajón y las castañuelas que hicieron estremecer a todo aquel y la misma iglesia con más de 4 siglos de antigüedad.

Los maestros que estrenaron la misa criolla de Bodas fueron: Lucho Gonzales, Jorge Madueño, Ernesto Pollarolo, Julio Poggi,Johnny Román, Fernando Bacigalupo, Rubén Florez Y Enrique Álvarez.

Estos temas comprenden ritmos de nuestro Perú como el vals, el triste, el tondero, la marinera norteña y limeña y no se podía dejar de lado al festejo, para la triunfal salida de los recién casados.

Cave recalcar que escuchar esta misa en una boda, genera emociones y sentimientos únicos, y  más aun sabiendo la historia completa de esta composición, el  saber que fue un regalo que Chabuca que no solo dejo para su hija, si no para todas las novias peruanas que quieren hacer sentir nuestra hermosa cultura milenaria.

La estructura de la misa criolla es la siguiente:

El Introito (llegada a la casa de Dios) es exaltado en un vals criollo.
El Kyrie (solicitud de perdón de los pecados) cabe en un Triste.
El Gloria (agradecimiento a Dios por su bendición) se proclama con un Tondero.
El Credo (reconocimiento de la fe en Dios) asciende en una Zaña.
El Ofertorio (invitación a compartir la cena pascual) se celebra con un vals.
El Sanctus (el misterio de la presencia de Dios en este convite) se guarda en una zamacueca.
El Pater Noster (dialogo con Dios) está celebrado en una Danza.
El Agnus Dei (reconocimiento de Cristo como hijo de Dios) revolotea en una Marinera.
La Comunión (el misterio de la presencia de Dios, mediante la hostia) es entonada en un Vals de callejón.
Deo Gratias (despedida feliz del encuentro con Dios) ríe, aplaude y contonea en un alegre Festejo Negro”

Canticum Novum, se complace en presentar a grandes músicos de la música para criolla para hacer sentir las emociones y sentimientos en este día tan importante.

Por que 15 años de experiencia no pasan en vano contamos con la recomendación de los más reconocidos y confiables portales para bodas en nuestro país

Recomendado por Zankyou

Recomendado en Matrimonio.com.pe