seo_img_2

Al escoger la música de una boda es importante decidir si deseamos música vocal, instrumental o una combinación de ambas. En función de ello elegiremos las voces y/o los instrumentos junto con el número de intérpretes. La mayoría de las canciones de boda pueden ser interpretadas tanto en versión instrumental como en versión coral (Ave María de Schubert o Gounod, Cantata 147 de Bach, Canticorum Jubilo, Hallelujah Haendel).

Así que al elegir un grupo exclusivamente instrumental no tiene por qué privarnos de nuestra canción o tema favorito. Escuchar, por ejemplo, la obra “Panis angelicus” en una versión soprano y tenor es lo que esperamos, pero escucharlo, en una versión para dos violines también es emocionante, único y muy original.

El repertorio de bodas religiosas tiene que respetar la liturgia establecida por la Santa Sede y el Arzobispado correspondiente.
Una mezcla de música religiosa y música clásica es lo que se suele interpretar usualmente en las bodas. Pocas personas saben, por ejemplo, que el Ave María de Schubert es una pieza cuyo texto en alemán es profano, aunque en su posterior versión en latín se empezó a cantar en las iglesias.

Las piezas que vienen marcadas por la liturgia son el Kyrie eleison, Alleluia, el Sanctus y el Agnus dei. Otras son de elección más libre, como la Entrada y la Salida, el Ofertorio o la Comunión.

La música Gospel, popular, las bodas rocieras o la misa criolla de Chabuca Granda, ahora muy popular en Perú, son estilos religiosos no-clásicos pero muy adecuados tanto para bodas religiosas como civiles, en el caso de la Misa Criolla, fue compuesta en su totalidad para una boda, con textos litúrgicos extraídos del Misal Romano.

En las bodas civiles, sin embargo, la libertad es prácticamente absoluta.
Algunos novios solicitan comenzar la ceremonia con la canción con la que se han enamorado, otros prefieren música clásica, celta, medieval, flamenco, o con música andina al son de los charangos y quenas, aunque se trate de una ceremonia civil, no podemos dejar de engalanarla como se debe, cabe recalcar que en las bodas civiles se tiene más libertad para poder diseñar desde el principio al fin a gusto de los novios, normalmente la boda civil tiene una duración de 20 y 30 minutos, y por excelencia siempre se interpretan la pieza de la Entrada, la de después del Rito del Matrimonio y la de la Salida, de la misma manera para acompañar las intervenciones de los invitados se suele interpretar música de fondo, que de preferencia se recomienda que sea música clásica.

En una boda religiosa la media de temas a interpretar puede variar entre 8 y 12. En Canticum Novum, intentamos atender las peticiones de nuestros clientes, aunque confesamos que no nos gusta saturar la boda de música. Se trata de dar pinceladas de emoción a una ceremonia en la que la finalidad de los músicos no es dar un concierto, sino apoyar lo que está ocurriendo en el altar. Lo importante es la calidad, elegancia y la oportunidad.

El repertorio se divide en 11 partes importantes tales como:
Preludio, entrada del novio, entrada de la novia, acto penitencial, lecturas, ofertorio, santo, paz y cordero, comunión, firmas y fotografías y la salida de los esposos.

En nuestra web ofrecemos listados orientativos para configurar el programa o repertorio para una boda religiosa o una boda civil, así como ideas para musicalizar cócteles, banquetes, brindis, vals, etc.

Por que 15 años de experiencia no pasan en vano contamos con la recomendación de los más reconocidos y confiables portales para bodas en nuestro país

Recomendado por Zankyou

Recomendado en Matrimonio.com.pe